4.8.15

Bola de mentiras.

Vaya situación.

¿Qué diablos estoy haciendo?

¿Por qué estoy engañando a todos?

Me siento mal pero no puedo detenerme, voy encarrerado a la destrucción.

La ambigüedad de mis palabras puede ser tormentosa pero no encuentro otra forma de expresarme y lo que me está pasando tiende a desboronarse, quiero estar lejos cuando ocurra, quiero que nadie se acuerde de mí, que cuando despierten sea solo una pesadilla.

Porque los voy a hacer llorar.


6.3.15

Existencia.


No sé cómo explicarme.
Cómo explicarme en el sentido de no saber qué soy, qué hago, por qué soy como soy.
Quiero estar contento, me esfuerzo pero todo y todos me cansan y aburren, pronto todo me parece fastidioso, entro en hastío, me molesto.
Arruino cosas que ni siquiera quería para mí, me hago a un lado de todo, no me gusta sentir pertenencia a algo, no me gusta ser amigo, compañero, prefiero lejanía.
¿Qué  tengo? ¿qué me pasa?
Quiero existir.


8.5.14

You, you, you.


Soñé que nos volvíamos a ver.

Esta vez fue uno de los finales tristes.

Después de sentarnos frente a esa gran pantalla como solíamos hacerlo siempre, terminé con esa sensación de insatisfacción, de desazón.

Nos cayó la noche y a pesar de que yo manejaba un auto le decía que bajara, que seguramente desde ese punto no tendría problema en llegar hasta su casa.

Y ahí estaba yo solo, preguntándome por qué me sentía así, por qué después de necesitarle tanto ahora simplemente quería que me dejara.

Desperté con miedo.

En otras ocasiones he soñado que nos vemos con final feliz.

Me dice que me ha extrañado, que me quiere y terminamos contentos.

Yo mucho más, por supuesto.

Despierto con miedo.

Otras veces he soñado que nos vemos, que me ignora, que me odia, que siempre lo hizo.

Despierto con miedo.

Ha pasado más de un año, tengo miedo de encontrarnos en la calle y que no haya nada que decir, tengo miedo de olvidarle, que me olvide.



15.3.14

Marzo

Me tardo en regresar.

Y recordar siempre es tristeza.

Hace falta un empujoncito para hacerme tambalear.

Y le dedico un par de segundos de mis pensamientos diarios.


18.1.14

La soledad infnita.


Mi vida ha cambiado, no puedo decir que para bien, pero tampoco para mal, hago muchísimas cosas nuevas, he conocido a muchas personas, he ido a muchos lugares y experimentado cosas por primera vez en mi vida, pero aquí el problema realmente comienza cuando me pongo a pensar que, como aquella frase de un libro que leí dice:

"A veces tengo la impresión de no saber exactamente lo que soy, sé quién soy, pero no lo que soy, no sé si me explico."

Y realmente así me siento la mayor parte del tiempo, de mis días, de mis horas, me siento extraño con la gente, me siento ajeno a todos, no embono, no combino, no encajo.

Me siento autómata, río, disfruto haciendo cosas, me alegran otras tantas pero siempre está ese incesante vacío que me devora, esa nada que aumenta, si es que se puede decir que la nada aumenta.

Esa gran tremenda duda existencial, del propósito, del para qué, recuerdo desde niño sentirme así y tener mucho miedo, y una noche sentirme muy solo, muy triste y llorar y mi mamá decirme que todo estaba bien, que estábamos todos juntos y dormía y soñaba con un lugar blanco y un gran agujero que tragaba todo... ese sueño recurrente que nunca me llegué a explicar.

No me siento incomprendido, no necesito que me comprendan.

Me gustaría ir al espacio, la soledad infinita.



27.10.13

Carta a mi yo del pasado.

Qué tal, tal vez encuentres raro lo que estoy a punto de escribirte, he estado leyendo tus entradas y vaya que me han hecho recordar muchísimas cosas, pero, ¿sabes?, te he venido a platicar algunas cosas:

Sé bien todo lo que sentías al momento de sumergirte en el mundo del cual te venían a la mente todas las cosas aquí plasmadas, vaya que ha sido duro el pasar de esos cinco años que te llenaron de nuevas sensaciones y sentimientos, de odios, de aprecios, de risas y lágrimas, sobre todo lágrimas.

En todo ese tiempo te has sentido morir, quebrarte y volverte a armar sólo para volver a romperte, y te preguntarás si todo valdría la pena, pero, realmente eso es algo que debes descubrir tú mismo. Te va a ser infinitamente difícil separarte de quien creías un todo, una inmensidad, tu universo, tu "para siempre", es ahí cuando vas a descubrir que los para siempre sólo duran un instante.

Estarás muy triste, vivirás meses en los que simplemente estarás llorando en tu cama cuando nadie te vea, sentirás lástima de ti, de dolerá hasta el alma saberte innecesario, incomprendido, engañado, te humillarás ante todo lo que creías que nunca harías.

Claro que ante todo te sentirás feliz de que te incluya en sus planes, en su vida, en su mundo, serán uno sólo, caminarán hombro con hombro, nunca tomados de la mano, siempre separados, pero te será suficiente, al menos por un tiempo.

Nunca tendrás lo que quieres, incluso cuando parezca que así ha sido no lo será, al contrario, habrás perdido mucho más de lo que habrás ganado, serán días oscuros, vivirá sin ti, nunca te hablará, nunca te buscará, serás invisible y te arruinarás por dentro hasta que sientas que no puedes más, es entonces cuando le buscarás, le llamarás, le rogarás, incluso usarás palabras como "extrañar".

Tampoco es que todo siempre vaya mal, aunque así lo quieras ver, conocerás muchos lugares, aunque no tantos como los que descubrirás después, amarás como nunca las películas, engordarás, aprenderás un nuevo idioma y un poco de otro, sentirás cosas que nunca habías sentido, tanto buenas como malas, vas a confiar y mucho, contarás secretos que te atormentaban, te sentirás ignorado pero tratarás de justificar su personalidad.

Querrás salvar su alma, acordarte de su cumpleaños, darle palabras de ánimo, querrás todo, no te aflijas demasiado, al menos lo intentamos, ¿no es así?

No es mala persona, te ayudará muchísimo, te hará conocer cosas que considerabas no eran para ti, pero tampoco te preocupes, las disfrutarás y mucho, aunque cuando llegue el día, y llegará... volverás a evitarlas, después de todo, ese era su mundo, un mundo al que ya no pertenecerás. Jugarás, jugarás mucho, quién iba a decir que serías adicto, aun después de todo lo seguirás haciendo pero, vaya, bueno, no me gustaría arruinarte la sorpresa pero trabajarás y ya no tendrás tiempo de hacerlo, no te preocupes, quizá en un futuro, aunque no será en el que estoy viviendo ahora mismo.

Y terminará, terminará muchas veces, infinidad de ellas, pero volverán a reconstruirse, no sabrás por qué seguirá contigo, pero seguirán siendo, le limpiarás las lágrimas, le guardarás secretos, le dibujarás, te regalará cosas que guardarás, te dedicará alguna canción, te escribirá, harán negocios y saldrás perdiendo.

Raro será escuchar palabras buenas hacia tu persona, pero lo hará y eso te hará feliz.

Y lo más importante de todo, aunque sientas que no podrás vivir, que nunca volverás a poder ser uno otra vez, pasará, un día sentirás que debes alejarte, huir antes de que te consumas en sentimientos que se te han quedado atorados en la garganta, en la cabeza, en el corazón, lo harás, definitivamente lo harás y sobrevivirás, no será tan difícil como pensabas, no será tan difícil como cuando se dejaban de hablar por un mes, cosa que te va a ocurrir dos veces, pero te aseguro que no habrá ni un solo día en que no esté presente en tu pensamiento, no te puedo asegurar si será así por siempre pero durante los siete meses siguientes a la gran separación así será.

Vívelo y aprovecha, haz todo conforme a tus sentimientos, tus presentimientos, aprenderás mucho a decantar a la gente de tu vida, a ser un tú más sincero y vivo aunque a veces pienses lo contrario; nunca darás todo por terminado, nunca lo harás, quizá es tu gran error o tu gran virtud, quizá no era el momento, la época, la vida, pero siempre, por mucho tiempo o mundos que pasen: tendrás esa añoranza, confundirás su expresión en la cara de la gente y te verás en los lugares que solían visitar, en tu cabeza siempre estará presente el: ¿Y si nos volvemos a conocer?


10.6.13

Nunca sé cómo empezar a escribir todo eso que guardo en mi cabeza y que en ocasiones intenta salir de manera tan violenta que siento que voy a estallar en mil pedazos.

A veces creo que todos los eventos de mi vida van acompañados con un soundtrack de piano o de violín, con una melodía triste, nostálgica, melancólica.

Me arrebato la oportunidad de ser feliz, me impido estar contento y me niego a sonreír. La cosa es que quiero dejar de hacerlo pero no puedo.

Siento por momentos que estoy enfermo de algo, como en aquella película el protagonista que decía que él era como los que nacían ciegos o sordos, sólo que el había nacido con incapacidad de ser feliz por mucho que tratara, incluso cuando le pasaban cosas buenas.

No me gusta hablar con gente, no me gusta que me cuenten cosas o que traten de conocerme, de ser mis amigos, sé que es imposible no tratar con alguien y nunca soy grosero, soy amable, pero siempre prefiero estar solo.

Me aterra pensar en el futuro que aunque suene raro está a punto de alcanzarme, me aterra pensar en mí siendo algo, preferiría dormir por siempre.


También pienso en la gente que he perdido con el paso de los días, de los meses, de los años, en momentos que se quedan cincelados en la mente, pero sé muy bien que para mí nada de eso podía ser para siempre, que estoy maldito, que la soledad me tiene prisionero y que la llave que me puede librar de esto hace mucho que se destruyó.


4.6.13

28.12.12

Perpetuidad.


Hace ya un tiempo que no me derrumbaba como hoy, el recordar aquellos momentos en los que todo el mundo me trataba como nada me hizo recordar que lo sigo siendo, pero ahora me he encargado de alejar a todos para que no me lo recuerden.

Me doy cuenta de que a pesar de tener a un par de personas únicas que de alguna manera son buenas conmigo siempre me hace falta algo, es como estar condenado una perpetua soledad.





...

Enlaces?

vuelos economicos Unión de Bloggers Hispanos BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog Blogalaxia segunda mano